Close Button
Compartir

Sí, la tecnología de pantalla de los iPhone 13 Pro y algunos Android es la misma, pero la forma de usarla es bastante diferente.

Durante muchos años se ha estado rumoreando sobre la llegada de las pantallas con una tasa de refresco de 120 Hz a los iPhone, y al fin en 2021 Apple las ha introducido en sus iPhone 13 Pro. Pero no solo eso, la pantalla OLED de los iPhone 13 Pro es capaz de variar su tasa de refresco entre 10 y 120 Hz.

Esto le permite al dispositivo tanto dar una experiencia más fluida subiendo la tasa de refresco, como ahorrar batería cuando está mostrando contenido que no necesita una alta tasa de refresco. Este tipo de pantallas con frame rate adaptativos llevan tiempo disponibles en los smartphones Android, sin embargo la forma de funcionar no se parece en absoluto.

Como suele suceder cada vez que Apple implementa una tecnología que ya está en la competencia, la compañía de la manzana se las arregla para introducirla de una forma muy superior que aproveche todas las ventajas que ofrece. Algo que contrasta con muchos otros fabricantes que introducen este tipo de mejoras sin aprovecharlas al completo, simplemente por tenerlas.

Pantalla del iPhone 13 Pro

Pantalla del iPhone 13 Pro

Diferencias entre los 120 Hz del iPhone y Android

En un completo hilo de Twitter, nuestro compañero Ricardo Aguilar ha explicado cómo gestiona cada sistema operativo la tasa de refresco de la pantalla, siendo muy diferente en iOS y en Android. Ha adjuntado todas las pruebas que ha hecho para sacar sus conclusiones.

Durante la presentación del iPhone 13 Pro, Apple presumió de cómo la pantalla adaptativa era capaz de cambiar la tasa de refresco entre 10 y 120 Hz dependiendo de lo que el iPhone estaba mostrando.

Si estás viendo un vídeo a 30 fotogramas por segundo, la tasa de refresco baja a 30 Hz, si estás en la pantalla de bloqueo o de inicio de una app, la pantalla bajará hasta los 10 Hz para consumir menos, y si el juego se ejecuta a 60 fps, la tasa se adaptará a esa frecuencia.

Pero, ¿quién es el que decide a qué tasa de refresco se ajusta la pantalla? Aquí está la gran diferencia. Mientras que en el iPhone es el sistema operativo el que se encarga de ajustar en todo momento la tasa de refresco, incluso analizando las apps, en Android son las propias aplicaciones las que se encargan de hacerlo.

Tocando iPhone 13

Usando el iPhone 13

Es decir, es el desarrollador de la app el que debe programarla para que la pantalla responda a una tasa de refresco determinada, y lo normal es que la mayoría de desarrolladores opten por dos opciones: 60 y 120 Hz, quizás solo los más importantes se esfuercen en meter más opciones.

¿Qué significa esto? Que por mucho que en Android cuenten con pantallas adaptativas entre 10 y 120 Hz como el iPhone 13 Pro, la mayor parte del tiempo los usuarios no disfrutarán de las mejoras que estas ofrecen. Pueden estar viendo un vídeo grabado a 30 fps y que la pantalla esté funcionando a 60 o 120 Hz sin motivo y gastando más energía.

Por ese motivo, los iPhone 13 Pro han mejorado tanto su duración de batería, porque una gran parte del tiempo la pantalla está funcionando por debajo de los 60 Hz, y consumiendo mucha menos batería.

Esto contrasta con los dispositivos Android, que desde que se implementó esta tecnología con pantallas de hasta 120 Hz consumen más batería de la que deberían, haciendo que muchos usuarios opten por desactivar esta opción.

Comparativa: iPhone 13 Pro Max vs iPhone 12 Pro Max

De nuevo Apple ha vuelto a dar con la tecla. No es solo tener la tecnología de pantalla propiamente dicha, es también tener un software que maneje esa nueva tecnología para que verdaderamente suponga una mejora para el usuario. Y la pantalla Pro Motion de los nuevos iPhone 13 Pro es un nuevo ejemplo.

Temas relacionados: iPhone

Compartir
Disney+ logo
Sigue a iPadízate para enterarte de todas las novedades del mundo Apple Síguenos en Google News
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!