Apple, Steve Jobs y más de 2.000 ordenadores Lisa enterrados en el desierto

Apple reinventó su futuro enterrando su pasado.

Apple, Steve Jobs y más de 2.000 ordenadores Lisa enterrados en el desierto
Apple tuvo que enterrar los ordenadores Lisa que no se vendieron

El ordenador Lisa fue, sin lugar a dudas, uno de los ordenadores más icónicos de Apple durante los años 80. Pero no por ello significa que fuera uno de los ordenadores más vendidos de la compañía. De hecho, hay quien afirma que el ordenador Lisa –bautizado así en honor a la hija de Steve Jobs– fue un fracaso.

Según Tech Insider, Apple enterró 2.700 ordenadores Lisa en Logan, Estados Unidos, en 1989. Los equipos Lisa tenían problemas de hardware y un precio de 10.000 dólares. Tras la llegada del Macintosh, los Lisa quedaron en el olvido.

El entierro secreto de 2.700 ordenadores Lisa

Fue uno de los primeros ordenadores de la historia, tenía su ratón, su monitor, sus menús, sus ventanas, sus carpetas... Todo ello aliñado con una interfaz de usuario especialmente intuitiva y fácil de usar. Pero estaba maldito desde su lanzamiento.

Un aclamado periodista especializado en tecnología y llamado Steven Levy hablaba así sobre Lisa:

"Fue la primera computadora ahí fuera... con la que no tenías que agonizar con un gran manual de ordenadores o incluso contratar a un consultor para usarlo."

Pero, como adelantábamos, su precio y problemas con su hardware hicieron que sus ventas no fueran las ideales para Apple. ¿Entonces qué pasó con los ordenadores Lisa que no fueron vendidos? Apple los enterró en un vertedero en el desierto de Logan, en Utah.

De hecho, hay un documental muy interesante sobre este misterioso entierro secreto de Apple:

Desde The Verge se aventuraron a viajar a la zona para intentar recuperar alguno de esos ordenadores Lisa. Uno de los trabajadores del vertedero les advirtió de que debían alejarse de la basura porque, literalmente, podían morir. Indicó que, si los ordenadores Lisa fueron enterrados en 1989, estarían "muy abajo en el fondo del todo". Además, las máquinas de los trabajadores del vertedero aplastan todos los equipos electrónicos con sus máquinas antes de sepultarlos y lanzarlos definitivamente al olvido.

Bob Cook fue uno de los empleados de Apple que se encargaba de comercializar con ordenadores viejos. Pero según contaba a The Verge, finalmente Apple decidió olvidar el pasado para centrarse en el futuro. Fue una decisión de negocios que llevaría a la compañía a reinventarse por completo para llegar a lo que es hoy en día con los equipos Mac Pro de 2023 y sus procesadores M2 Ultra.

Puedes seguir a iPadizate en Facebook, WhatsApp, Twitter (X) o consultar nuestro canal de Telegram para estar al día con las últimas noticias de tecnología.

Para ti
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!